fbpx Skip to main content

El Despertar de la Consciencia

Tras la época post-pandemia hemos escuchado en varias ocasiones la palabra “despertar”. Pero ¿Qué es realmente el despertar de la Consciencia?.

El Despertar es un proceso interno que te permite “darte cuenta”. Significa cambiar la percepción de la realidad. Ver vídeos de “conspiraciones” en YouTube no significa despertar, ya que no es un proceso que se de desde afuera sino desde dentro. 

El término Despertar de la Consciencia hace referencia a que la consciencia, en un primer momento, está dormida. ¿Qué quiere decir que esté dormida? Que vivimos una vida pasiva, que somos llevados por las circunstancias y no percibimos nuestro poder real. El 95% de todos nuestros actos son inconscientes mientras que tan solo el 5% son conscientes. Esto quiere decir que existe un altísimo porcentaje en tu vida de sucesos internos (y externos) que no percibes hasta que no decides mirar. 

Una persona promedio puede pasarse toda su vida sin conocerse, sin hacer movimientos introspectivos, siendo llevadas por la vida y viviendo una vida que el sistema le dicta. Entonces, en este caso, la persona no ha activado su máximo potencial, no ha accedido a su poder ni ha despertado su consciencia. 

Entonces… ¿Cómo puedo despertar mi consciencia?

Hace unos pocos años, en la década de los 80 y 90, existía una creencia de que el despertar de la consciencia así como la iluminación venían de repente. Estabas sentado, meditando y de repente te llegaba un gran despertar, un momento de iluminación donde comenzabas a darte cuenta de todo. 

Hoy en día, hemos ido eliminando esta forma de pensar y sustituyendo el concepto de despertar por un proceso que se lleva a lo largo de una vida. Si bien, esos momentos de “insight”, de iluminación o de gran toma de consciencia puedan venir de repente en un momento dado, han sido fruto de un trabajo interno previo, de una apertura a ver más allá. 

Por lo tanto, el Despertar de la Consciencia no es una meta a la cuál has de llegar. Pues tenerlo como esa gran meta, fruto del deseo de querer iluminarse, no es más que caer en la trampa del Ego “espiritual”, en este caso, que desea estar por encima de los demás que están “dormidos”. 

Nunca se trata de un juicio, pues desde el juicio nos movemos desde el Ego, desde ese “yo estoy despierto y soy más que tú, que estás dormido”. Es necesario comprender que es un proceso y no indica niveles con los cuáles compararte con los demás sino contigo mismo. El despertar de la consciencia entonces… ¿Cómo se logra?

En primer lugar, se logra cuando comienzas a hacer un movimiento introspectivo y a interesarte por conocerte más. Profundizar en uno mismo es esencial para el despertar de la consciencia ya que estamos profundamente condicionados por patrones inconscientes ya sean sociales, familiares como personales fruto de nuestra propia experiencia. Patrones que nos han moldeado y nos han condicionado a ser de una determinada manera. El abrirnos a ver todos esos patrones, conlleva comenzar a alinearte con tu esencia real, ese “yo soy” real, es parecido a quitar capas de cebolla que tapaban el centro de tu verdadero “yo”. 

¿En qué momento me he conocido lo suficiente como para decir que he despertado mi consciencia? 

El despertar de la consciencia así como el autoconocimiento no es un movimiento lineal, sino espiral. ¿Esto qué quiere decir? Cuanto más vayas profundizando en ti mismo, te irás encontrando con nuevas capas, irás ascendiendo en los niveles de esa espiral. “El destino” de este ascenso, se podría decir que es una vida alineada a tu alma y a tu esencia, a tu “yo soy” más puro y más real. Desde el primer nivel de esa espiral, ese “yo soy” casi no se expresa pues está tan condicionado por capas de ego, experiencias donde me he querido proteger creando máscaras, comportamientos externos para que nadie se de cuenta de mis heridas, patrones de conducta de mi linaje familiar o patrones culturales.

 

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS?

Ser cada vez más libre de ser tú mismo y vivir alineado a tu propósito y esencia en el mundo. La consecuencia de esto es la felicidad, es vivir una vida fluida, suave, donde existe la certeza de que estás donde quieres y has de estar, viviendo desde tu alma, desde tu verdad. “Los beneficios” consisten en liberarte de una larga lista de condicionamientos, miedos, bloqueos que te impiden de ser tú. ¿No parece liberador?

¿Cómo empezar?

Empieza por el autoconocimiento. Hoy en día existen miles de terapias que te ayudan a conocerte. Nosotras, trabajamos tanto con la Carta Natal, la Grafología y la Hipnosis Regresiva para apoyar en el proceso de alinearte con tu “yo soy” real. Puedes pedir ayuda siempre que lo requieras pero no te olvides, que quien da el paso eres tú. El verdadero cambio y el verdadero “despertar” comienza por el deseo de conocerte a ti mismo.