fbpx Skip to main content

¿Sabes si sufres algún síntoma de la escasez y no lo sabías?

Descubre las 10 señales de la escasez

Muchas veces no somos conscientes de hasta qué punto nuestras actitudes, pensamientos, creencias o rutinas están cargadas de halos de escasez. ¡Descubre si tienes alguno de estos 10 síntomas de la escasez!

 

A continuación te presentamos 10 síntomas o 10 señales de la escasez:

1.- Te cuesta compartir, tengas lo que tengas.

Hay personas que, independientemente de lo que tengan, comparten o tienen la predisposición a ello, mientras tanto, otras personas, tengan más, tengan menos, dicha predisposición no les brota debido a sus planteamientos internos en los que quizás, se argumenten de tal modo en el cual dar o compartir significaría perder.

 

2.-  Te proyectas más en lo que te falta que en aquello que tienes o has logrado.

Aquí la exigencia podría cumplir un gran papel actuando como motor interno para propulsar tales actitudes. Aquella persona que, por ejemplo, está opositando y se proyecta en que aún no tiene la plaza y deja a un lado todos los pasos y méritos que ha conseguido para llegar a dónde está podría ser un síntoma de escasez. Quizás esta persona tenga varias titulaciones universitarias o tenga la suerte de poder dedicar tiempo al estudio y preparación sin faltarle recursos y cubrir todas sus necesidades mientras el paso hacia el logro se está dando.

 

3.-  Siempre ganan tus excusas, argumentos y justificaciones.

Tus motivos para el “por qué no” siempre ganan al “por qué sí”. Tus argumentaciones están cargadas de justificaciones y autoengaños para creerte que “aún no estás preparado/a”, “ahora no es el momento”, “cuando pase “x” lo haré”, “ya es demasiado tarde”, “esto no es para mí”, “me falta experiencia”, “me falta formación”, “si lo hago ahora habrá tales consecuencias”… y un largo etcétera tan infinito como tu imaginación marcada por el Ego y Zona de Confort (o zona segura) deseen explayarse. 

 

4.-  No contemplas los objetivos a largo plazo.

Debido al hedonismo, es decir, al placer instantáneo, gran parte de nuestros deseos y realidades que nos gustaría que se diesen en nuestra vida no se dan, debido a que éstos conllevarían un tramo de tiempo y dedicación a la cual no todos estarían dispuestos a emplear. No muchos están predispuestos a esforzarse y trabajar sin recibir una recompensa casi que inmediata. El error también está en que usamos la proyección hacia el futuro cargada de posibles consecuencias, pérdidas o problemas, en vez de usar la proyección hacia el futuro como un camino donde proyectar los sueños a alcanzar y crear así los pasos a seguir. Si no hay resultados a corto plazo = “no merece la pena”.

 

5.-  Pondera la inercia sobre la acción.

Otra de las 10 señales de la escasez está relacionada con si tienes una predisposición a que “las cosas estén tal y como están”, sin sentirte factor interviniente de que tu realidad y vida puedan cambiar a través de ti, teniendo mucha relación con los planteamientos del punto 3, tales como: “ya llegará por sí solo” o “ya me entrarán las ganas”. Habita en ti mentalidad de escasez si no sueles tomar decisiones, acciones y actitudes hacia el cambio y progreso, quedándose en meras teorías o planteamientos. 

 

6.- Te enfocas en los gastos y no en cómo generar más fuentes de ingresos.

Muchas personas, sobre todo cuando estamos pasando por un mal momento, nos dejamos arrollar por los gastos, facturas, deudas… generándonos así más ansiedad y malestar, en vez de escoger poner el foco en cómo salir de dicha situación, creando entre otras cosas, varias fuentes de ingresos para que, si una “cae”, no caiga yo con ella. A su vez, ésto también vale para la inversa, si estás pasando por un buen momento, muchas veces “nos enfocamos en gastar porque hay”, obviando la posibilidad de aplicar un porcentaje a la inversión y prosperidad para seguir creciendo.

 

7.- Aversión a perder.

El hecho de tener miedo a perder en muchas ocasiones nos hace movernos para que esa posibilidad no se dé, pero de lo que no nos damos cuenta es de que todas nuestras actitudes y actos tornan y giran en la órbita de la escasez, vibrando en el control y la evitación. De nuevo, elegimos movernos desde el Ego, el cual cree que puede perderlo todo o “no es un ser abundante”. Esto no quiere decir que si deja de existir el miedo a la pérdida nos hayamos de ir a su otro extremo donde la administración y gestión de todo deje mucho que desear. Se trata de ser conscientes de que somos seres abundantes y creadores, donde el hecho de no apegarte te dará una mayor libertad de movimiento, sabiendo que si algo se pierde, tienes la capacidad y poder de regenerar.

 

8.- Te cuesta ofrecer ayuda o facilitar las posibilidades al otro.

Muchas veces recorrer el camino que hemos logrado, haber obtenido la sabiduría, herramientas o “trucos” que nos han beneficiado en nuestra vida nos cuesta compartirlos o facilitárselos a otra persona que está recorriendo un camino similar, temiendo que éste nos supere o eclipse todo lo que hasta ahora habíamos conseguido. Recuerda que somos únicos e increíbles y que existe la Ley del Dar y Recibir, y que, seguramente, a ti, muchas personas durante tu camino te han tendido u ofrecido la ayuda necesaria para que estés donde estás hoy. Pensar que si das o ayudas al otro te puede quitar a ti, te hace vibrar desde la escasez. Somos una red, cuanto más ayudemos al otro a mejorar y crecer, más lejos llegará y cuánto más lejos llegue más posibilidades de ofrecer y ayudar a los demás también tendrá él. Al dar, facilitar y ayudar, le estás diciendo a tu inconsciente y esencia que eres abundante, más que suficiente y capaz de ofrecer, y al hacerlo, es porque tienes, mientras que si no lo haces, estás mandándole la información a tu inconsciente y esencia de todo lo contrario.

 

9.- Percibes todo desde la dificultad y costoso.

Podría referirse al hecho de ponerse esas “gafas” que observan, ven y localizan a la primera antes los “peros”, los “contras” y las “desventajas”. Imagina, “¿Te apetece venir conmigo mañana al cine?”, “Sí, pero mañana madrugo”. Ahí te está llegando una oportunidad de disfrute, de desconexión y compañía, donde tu foco arruina ésta parte pensando en que luego tendrá que madrugar, obviando la posibilidad de que quizás luego tenga un descanso plácido o pueda descansar tras su jornada. Tener el foco en el disconfort no hace más que bajar tu vibración. 

 

10.- Creer que se acabará en cualquier momento.

Esta sensación la pueden tener muchas personas que por ejemplo están emprendiendo, tienen su propio negocio. Sienten la sensación de que en vez de ir a más y llegar más clientela, ésta irá menguando. Tu relación con aquello que sientes que va a acabar no es la misma a cuando sientes que no ha llegado a su fin. Tu energía y vibra son incomparables de una situación a la otra. Eres una fuente infinita, aquí el talón de aquiles podría ser tu nivel de merecimiento. El mero hecho de existir nos otorga el hecho de merecer, sino, no estaríamos aquí. Siempre hay una oportunidad para revertir ese retroceso y tornarlo hacia el crecimiento. Si la tarta se acaba, tienes la capacidad para hacer tantas como quieras. Se trata de reinventarse, ser original y exprimir toda tu creatividad.

 

Si tienes algunas de estas 10 señales de la escasez, ¡Es hora de transformarlas!

En Nåtural somos conscientes de que no siempre es igual de accesible la información o herramientas para poder llegar a romper con estas actitudes, pensamientos y creencias. Nuestro eslogan aclama firmemente que “Estamos juntos en el camino”, por tanto, todo lo que al equipo de Nåtural le ha servido y surtido efectos beneficiosos, os los hemos hecho compartir, por ello, nació “El Portal Consciente”, una plataforma donde podrás acceder para encontrar todo aquello que te sirva para romper con la vibración de la escasez sino para desarrollar todo tu potencial, consciencia y mejor versión de ti.

Por supuesto si quieres subir tu vibra puedes indagar en cómo evolucionar y desarrollarte personalmente

 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER:

Newsletter Nåtural Consciente

Acceso al Portal Consciente:

EL PORTAL CONSCIENTE.